La devolución es gratuita para todos. Puedes envíar los productos para devolver en cualquier oficina de Correos.
En el caso de pedidos superiores a 50 Euros la entrega es gratuita.

El estado de su calzado depende de su correcto cuidado. Este proceso debe iniciarse desde el momento de la compra. Antes de usar los zapatos por primera vez, les aconsejamos aplicarles impermeabilizante. Para ello, hay que extender una capa uniforme de protector adecuado para el tipo de piel del zapato. En primer lugar nos aseguramos que los zapatos no están mojados o húmedos. Después de poner la primera capa hay que esperar a que la piel absorba el líquido protector y repetir el proceso una ó dos veces. La impregnación debe repetirse periódicamente, pero también tras cada limpieza de los zapatos con agua ó un paño húmedo. Por favor no abrillanten su calzado cuando esté mojado ó usando demasiado aerosol protector.

Independientemente del rigor y la regularidad de limpieza de sus zapatos con el paso del tiempo, así como el efecto del desgaste mecánico ó las condiciones atmosféricas desfavorables, deterioran la impermeabilización. Es un proceso natural, que perjudica el buen estado del calzado, sea cual sea su calidad. Merece la pena que los productos de limpieza para nuestros zapatos sean de la mejor calidad, que contengan sustancias grasas y aceites correctamente seleccionados, además combinados con los tintes apropiados refrescarán nuestro calzado.
Las técnicas y productos dependen del tipo de piel.

Tipos de piel y métodos de cuidado

El cuero en la terminología del calzado determina la piel del animal que ha sido usada , como por ejemplo: vaca, oveja, cabra. La estructura de la fibra se conserva a través del proceso de curtido. El material aquí descrito es de los más antiguos usados para la producción del calzado en historia de la moda. Las propiedades exclusivas de la piel, tal como: la permeabilidad del aire y vapor de agua, acumulación de la húmedad, resistencia a la rotura, la flexibilidad, le permite expandirse y volver a su estado inicial sin deformarse, hacen que la piel sea el material más utilizado y valorado en la producción del calzado.

La piel es un material muy elástico, con el tiempo han sido creadas diferentes técnicas de curtido, tratamiento y coloración. Clasificando la piel desde este punto de vista distinguimos múltiples tipos de la misma. De entre todas nuestras recomendaciones deseamos presentarles las más importantes para poder elegir los productos de conservación más adecuados a cada tipo de piel . Gracias a lo cual mantendrán sus propiedaddes típicas y su aspecto original. Les rogamos encarecidamente que visiten nuestra página web, en el apartado accesorios encontrarán una amplia gama de productos para el cuidado del calzado.

Piel lisa

Las pieles lisas se procesan desde su parte externa, llamada lado de la cara. La textura de tal cuero puede ser no solo perfectamente lisa, sino también con granos, tener estructuras, puede ser lustrosa o mate. Desafortunadamente, la piel no es un material extremadamente resistente a factores externos y transmite agua fácilmente. Por lo tanto, vale la pena aumentar su resistencia a la permeabilidad mediante el uso de cremas especiales. Cuando llueve, las suelas de cuero también se desgastan más rápido. Debes secar bien los zapatos mojados. Después del secado, es necesario impregnar los zapatos y luego cubrir la capa superior con una pasta adecuada para el cuidado del calzado. Es importante poner hormas en los zapatos, ya que se están secando, asi se evita la deformación del calzado. Cuando ya haya aplicado el crema con el tono adecuado en la parte superior del calzado, debe pulirla con un paño suave para obtener un brillo.

Nubuk y welur

El nubuck y el velour son pieles rugosas. En el nubuck, el lado exterior se caracteriza por fibras cortas, delicadas y aterciopeladas que se asemejan a la textura de la piel de melocotón. Velour, en el interior, tiene fibras suaves y elásticas individuales; a menudo se lo denomina coloquialmente como "gamuza". En el caso de este tipo de cuero, te aconsejamos comprar cepillos especiales hechos de caucho o cerdas y alambre blando, que limpian perfectamente y evitan que la suciedad se deposite. Tan importante como la limpieza es el cuidado contra la impregnación de nubuck y velour. En el mercado, ahora puedes comprar muchos aerosoles, incluidos los cuidados típicos, así como aquellos que protegen contra la penetración del agua.

Charol

El acabado tipo charol es un tipo de cuero lustroso y brillante.​​ Es un material que puede tener diferentes gofrados y facturas; son lisos, con relieve, arrugados, con un brillo metálico o una capa de laca. El cuidado de la piel es muy importante para mantener su elasticidad. Para su limpieza recomendamos utilizar un paño húmedo, no impregnarlos en ningún momento, ya que esto reduciría el efecto de barnizado y brillo. Siempre aconsejamos utilizar cremas especiales para cuero barnizado y una tela de franela.

Cuero Napa

Es el tipo de cuero muy fino y liso. En el proceso de fabricación, se utiliza una técnica de cepillado para dar una apariencia de superficie muy brillante. La napa exige una atención especial para evitar daños en la piel. Vale la pena limpiarlos e impregnarlos regularmente.

Materiales sintéticos

Son materiales que imitan el cuero natural o crean facturas que son completamente nuevas e imaginativas. En el caso de este tipo de calzado, las pastas para la piel no cumplen su función, y la técnica de cuidado más simple es una esponja suave y húmeda con un poco de un líquido limpiador suave.

Productos textiles

Diferentes materiales y textiles son cada vez más utilizados para la producción de ropa y calzado. Están usados en el calzado de verano, generalmente en casa,pero también en los zapatos de fiesta y calzado de día a día. Para el cuidado de dicho calzado, le sugerimos que lo cepille y seque con aerosoles adecuados para el material. Recomendamos, entre otras cosas, un spray de espuma que limpia y hace que revivan los colores. Nota importante: ¡El calzado textil no debe lavarse! Otros principios generales del cuidado del calzado se refieren a su cambio frecuente, especialmente en climas lluviosos. Después de quitar los zapatos, debe ponerlos en el tamaño correcto de la regulación, lo que evitará la deformación del calzado. Otro principio elemental es el uso de un calzador cuando te los pones. Además, la suela de cuero, para evitar una abrasión demasiado rápida, puede subdividirse.

Esperamos, que los consejos anteriores te ayuden, por lo menos un poco en las decisiones de tu compra. Si tienes más preguntas ó comentarios, póngase en contacto con nosotros por correo electrónico o por teléfono. Los detalles de contacto los puedes encontrar en nuestra página web. ¡Te invitamos a visitar www.zapatos.es!


Arriba
«
»